REITs

Invertir en bienes raíces con la visión de obtener una rentabilidad implica contar con un capital disponible. Es una inversión que no aplica para todos. Sin embargo, ha dejado de ser una oportunidad exclusiva para grandes fortunas, gracias a los REITs.

¿Qué son los REITs? REIT es el acrónimo en inglés que significa Real Estate Investment Trust. Esto lo puedes traducir como fondos de inversión en bienes raíces o fideicomisos de inversión inmobiliaria. 

Este instrumento funciona como una sociedad de inversión que cotizan en la bolsa. Es decir, funciona con una estructura parecida a una empresa que vende sus acciones a inversionistas, y estas acciones reportan ingresos. La diferencia está en que esta rentabiidad proviene principalmente del alquileres de propiedades inmobiliarias.

La historia detrás de los REITs

Estos instrumentos surgieron en Estados Unidos en los años 60. Se crearon como fórmula para que los pequeños inversionistas pudieran acceder al sector inmobiliario, que por lo general estaba reservado a los grandes capitales.

El primer REIT, Continental Mortage Investors, comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York en 1965 y desde entonces es un tipo de inversión que no ha dejado de crecer, según precisan en Rankia.

Hoy en día los REITs están presentes en 35 países del mundo bajo una u otra denominación. En España se les conoce como SOCIMI y en México como FIBRA. Esencialmente tienen el mismo modelo.

¿Cómo funcionan los REITs?

El modelo de negocio de los REITs es bastante sencillo. Son empresas que alquilan espacios, por lo general oficinas, y cobran el alquiler a quienes hacen uso de de sus bienes inmuebles.

Con estos alquileres, las empresas a cargo de los REITS generan ingresos que luego se reparten entre los accionistas en forma de dividentos.

Cualquiera puede invertir en estos instrumentos, ya que pueden comprar las acciones de estas sociedades en la bolsa de valores. De esta forma, de esta forma los pequeños inversionistas entran al sector inmobiliario de gran escala.

Ventajas de invertir en REITs

  • Invertir en REIT permite obtener ingresos pasivos. Por lo general, la rentabilidad es superior al de la mayoría de las acciones de empresas que se cotizan en la bolsa.
  •  Al haber muchos REITs que cotizan en bolsa, el inversionista puede diversificar su inversión. Esto aporta liquidez lo que es un gran beneficio para un sertor inmobiliario, que se caracteriza por su iliquidez.
  • Es una inversión que se caracteriza por su solidez. No solo porque se sustenta en bienes raíces, lo que siempre es un respaldo, sino también en contextos inflacionarios como los actuales, se produce un incremento en los alquileres que impactará en la rentabilidad.
  • El tiempo de gestión que se invierte para invertir en un REIT es mínimo de parte del inversionista. La gestión del inmueble es responsabilidad de la empresa, mientras que el inversionista apenas debe seguir cómo evoluciona el precio en la bolsa. 
  • La empresa detrás de un REIT es especialista en escoger los mejores inmuebles para invertir. Además, cuentan con un equipo de expertos para gestionar la propiedad. Por lo tanto, la administración del inmueble no genera ningún dolor de cabeza al inversionista.
  • Como la mayoría de los REITs siguen el modelo estadounidense, deben pagar al menos el 90% de sus ingresos imponibles a los accionistas, aunque puede haber alguna variación de un país a otro. Por lo tanto, es una inversión bastante sólida, aunque no está exenta de riesgos.

Para saber más sobre los REITs puedes consultar esta página.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí