recibir la visita de un potencial comprador

Después de haber entregado la propiedad que quieres vender al asesor inmobiliario de tu confianza llega el día: hay alguien interesado en conocer tu inmueble. Prepararse para recibir la visita de un potencial comprador puede sumar más nerviosismo a tu vida. Pero, relájate, respira profundo y sigue las recomendaciones de este artículo.

Recibir la visita de un potencial comprador es un momento estelar dentro de todo ese proceso de promoción y venta de tu inmueble. Si la persona después de conocer las características de tu propiedad ha decidido dar el paso de visitarla personalmente, estás frente a una gran oportunidad de cerrar un acuerdo.

Entonces, ¡manos a la obra! Sigue estas recomendaciones y prepárate. Estás cada vez más cerca de lograr tu objetivo: vender tu propiedad.

Recomendaciones claves para recibir la visita de un potencial comprador

Cuando decidiste poner tu propiedad en venta seguramente hiciste algunos trabajos y arreglos fundamentales para que tu propiedad luciera lo mejor posible para las fotografías y, por qué, repotenciar aspectos que podían incidir positivamente en su valoración.

Así que ahora, más arreglos profundos, estamos hablando de ordenar y crear el ambiente necesario para que el potencial comprador se imagine viviendo en tu hogar y se anime a avanzar hacia la negociación.

Por lo tanto prepararse para recibir la visita de un potencial comprador incluye:

Todo el lugar

Ordena todo tu hogar. Esto significa que todo debe estar guardo en su lugar: la ropa y los zapatos en el closet, los platos y demás enceres de cocina en los gabinetes, los libros en las estanterías, los juguetes de los niños donde corresponde.

No se trata de que quede todo impecable como cuando tomaron las fotografías, pues a fin de cuentas, tu familia y tú viven en ese inmueble. Pero al eliminar de la vista la mayor cantidad de artículos personales, es más fácil para el potencial comprador imaginarse cómo sería su vida allí.

Asimismo, evita que haya acumulaciones de agua en los topes de la cocina o los lavamanos, en el piso o el jardín. Agua acumulada puede dar la idea de que hay una tubería o llave que deja filtrar el agua.

Si hay mascota, mantenla bajo control

La mascota es un punto muy importante. Así como para los compradores es importante adquirir una propiedad donde sus mascotas se puedan seguir a gusto, también ocurre a la inversa. Un potencial comprador que no le gusten las mascotas, puede sentirse incómodo si hay un perro o un gato importunándolo durante su visita.

Si tienes a alguien que pueda cuidar a tu mascota mientras recibes la visita del potencial comprador, puede ser de gran ayuda. También es importante que no haya “rastros” de tu mascota. Es decir, ni las tazas de su alimentación, ni excrementos en el paso de los visitantes.

Si no hay forma de que tu mascota no esté en tu hogar, mantenla bajo control. Es decir, que no de ambule libremente por la propiedad.

Crea un ambiente agradable

Un espacio luminoso es estéticamente más agradable que uno oscuro. Entonces, corre cortinas, levanta persianas, incluso aunque sea de día, enciende las luminarias focales que puedas tener en tu hogar para destacar detalles de la decoración.

De la misma forma, cuida que la temperatura esté cómoda para quienes llegan a visitar tu propiedad. Ni muy fría ni que haga sudar a tu potencial comprador. Si tienes aire acondicionado que esté en un punto agradable, si no lo tienes, pues abre las ventanas y puertas que permitan la circulación del aire.

Crear ese ambiente agradable para recibir la visita de un potencial comprador, puede incluir también que utilices algún desodorante ambiental que despida un olor suave y grato. Si hay mascota esto es particularmente importante para evitar el olor de los animales.

Incluso, puedes incluir un delicado hilo musical que contribuya con ese ambiente tranquilo, relajante y agradable donde cualquiera quiera vivir.

Deja que el asesor haga su trabajo

El asesor inmobiliario sabe conducir la visita, así que deja que lleve la batuta durante el recorrido. Tiene toda la información relevante de tu propiedad y es quien debe suministrarla al comprador. Limítate a responder las preguntas que el potencial comprador te haga directamente.

Si el comprador está interesado lo más probable es que no te lo haga saber en el momento, no hace falta que alargues la visita más allá de lo estrictamente necesario. Es una visita profesional, no un encuentro entre amigos.

Recibir la visita de un potencial comprador es un punto crucial es el proceso de venta. Prepara tu hogar y deja todo en manos de tu asesor inmobiliario de confianza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí