bienes raíces en el metaverso
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

¿Es real el impacto de los bienes raíces en el metaverso para 2022? Buena pregunta e interesante reflexión para comenzar el año. El interés por ese universo digital que es el metaverso se avivó en octubre de 2021, cuando Mark Zuckerberg anunció que Facebook se transformaba en Meta.

Más allá del sonoro cambio de marca para la empresa que reúne redes sociales tan importantes como son Instagram, WhatsApp y Facebook, la estrategia de Zuckerberg es clara: busca capitalizar opciones en esta nueva frontera digital. Como es de esperarse la noticia impactará muchas industrias, incluida la inmobiliaria.

El concepto es tan reciente y de difícil comprensión, que tiene detractores. Sin embargo, parece claro que los consumidores están encaminados a hacerlo parte de su cotidianidad. De hecho, ya hay quienes estiman que el metaverso podría ser un mercado de mil millones de dólares en el futuro. 

La predicción pertenece a Grayscale Investments, una de las empresas de inversión en criptomonedas más grande. El informe tiene tiene una visión optimista sobre la economía metaverso y fue publicado el pasado mes de noviembre de 2021.

¿Qué es el metaverso?

El primer registro de la palabra metaverso (en inglés, metaverse) data de 1992. El pionero fue el escritor estadounidense Neal Stephenson, quien la utilizó en su novela de ciencia ficción «Snow Crash». En el texto, el metaverso era un mundo virtual en el que la gente utilizaba avatares para escapar de la realidad.

Películas como «Avatar» o la saga de «The Matrix» nos adentraron en esa unión del mundo físico con el virtual. Menos apocalíptica, «Ready Prayer One», nos muestra las posibilidades del metaverso. Este es un universo virtual que amplía el mundo físico hacia una experiencia totalmente digital. Y ya tenemos generaciones de niños y adolescentes creciendo con FortniteMinecraft y Roblox.

Aunque el metaverso se parece muchísimo a los videojuegos, maneja sus códigos y estética, es mucho más que jugar. Tal y como lo plantea esta película, es un espacio es el que se pueden reproducir muchas de las dinámicas sociales de la realidad: se puede jugar en el casino, ir de compras, asistir a conciertos o partidos de fútbol, y hasta trabajar desde el hogar.

Los personajes o avatares son construcciones personalizadas de cada uno de los usuarios que ingresan a metaverso, hechas a la medida de los gustos y preferencias de sus creadores. Asimismo, el dinero en estos mundos digitales son las criptomonedas. Por lo que todas las finanzas en el metaverso se sustentan en tecnología blockchain.

¿Qué se puede comprar en metaverso? Moda, arte, casas y terrenos digitales. Para ello, se autentica la propiedad con NFT (Non-Fungible Token o un token no fungible). Estos tokens digitales pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos, son coleccionables o intercambiables. Como las criptomonedas, los NFT queda registratos en libros contables basados en blockchain.

Bienes raíces en el metaverso: ya comenzó

Second Life fue el primer mundo virtual del siglo XXI. Quizás fue un lanzamiento temprano durante la primera década del siglo, por lo que no tuvo una adopción masiva entre los usuarios. Aún así, una firma tradicional del sector inmobiliario, Coldwell Banker, anunció la apertura de una oficina de ventas en Second Life. ¿Fue solo una estrategia para acercarse al nuevo consumidor? Probablemente, pero fue un paso de avanzada dentro de la correduría inmobiliaria virtual, cuyos frutos están por verse.

Sin embargo, la pandemia fue la que impulsó el cambio hacia la verdadera digitalización. Mark Vidal, conferencista y consultor en transformación digital, considera que el siglo XXI comenzó con la pandemia y tiene buenos argumentos para ello. La tecnología ya existía (realidad virtual, imágenes 3D, Blockchain y criptomonedas), pero la adopción masiva fue durante los días de encierro en el hogar. Los inversionistas descubrieron el interés de ocupar el espacio virtual y comenzaron a comprar propiedades digitales.

Metaverse Group, una de las primeras empresas de bienes raíces virtuales del mundo, tiene una sede virtual en un mundo llamado Decentraland, en donde hay distritos para los juegos de azar, las compras, la moda y el arte. La empresa ya tiene 90 mil parcelas de terreno, de aproximadamente 15 por 15 metros cada una, para ofrecer a los inversionistas.

¿Parece una película de ciencia ficción? Sin duda, pero aún así está manejando mucho dinero. En octubre de 2021, Tokens.com, una empresa basada en NFT y bienes raíces del metaverso, adquirió 50% de Metaverse Group, por alrededor de 1,7 millones de dólares. Y hay más, marcas como Louis Vuitton, Gucci, Burberry, entre otras, ya han entrado a través de NFT. La apuesta es que los inversionistas generen ingresos por arrendamiento y publicidad.

Las cifras millonarias siguen en aumento. Una parcela de tierra en el popular videojuego Axie Infinity, se vendió por 2,3 millones de dólares. Mientras que en el juego The Sandbox se vendió una propiedad por 4,3 millones de dólares. Cifras nunca antes vistas en los bienes raíces en el metaverso, según reseña Magnet.

¿Crecerá la tendencia para este 2022?

Como señala Vidal, metaverso es de las grandes tendencias tecnológicas que impactarán la economía de 2022. Zuckerberg anunció que Meta contrató a 10.000 personas para hacer posible su versión del metaverso, por lo que su apuesta es enorme. Seguramente son muchas las marcas y negociosos que muy pronto estarán allí ofreciendo sus productos y servicios a los avatares.

Mientras tanto, el mercado de universos digitales va en crecimiento. Compitiendo con Decentraland, está SuperWorld, una plataforma que mapea todo lo que existe en el planeta, por lo que los inversionistas pueden comprar una manzana en el centro de Manhattan, la torre Eiffel o la casa en su ciudad natal.

Horizon Worlds, el primer metaverso de realidad virtual creado por Meta, ya está disponible en Estados Unidos y Canadá. Solo puede ser usado si se dispone de las gafas virtuales de Meta, Oculus Quest, su rasgo diferenciador respecto a los otros universos digitales ya creados, con lo cual Zuckerberg seguramente espera ganarse la preferencia de los usuarios. 

Aunque estas experiencias todavía son experimentales y hay mucho riesgo de por medio, también es un hecho es que hay inversionistas comprando sus parcelas de terreno virtual en este momento. La tendencia está creciendo y si ha llamado la atención de los capitales habla de que el futuro de los bienes raíces en el metaverso es posible, y aparentemente, rentable.

Qué rol ocuparan los asesores inmobiliarios en este nuevo mercado es difícil de predecir. Sin embargo, si una gran firma como Coldwell Banker tiene su espacio virtual desde hace más de diez años, no es difícil imaginar que más temprano que tarde las grandes franquicias inmobiliarias darán el paso hacia su versión en el metaverso.

Ya está por comenzar 2022, veamos qué traerá. ¿Qué piensas? ¿Estás preparado para crear tu avatar y hacer negocios en los bienes raíces en el metaverso?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here